sábado, 19 de diciembre de 2015

VICTORIA DEL REAL JAÉN EN EL DERBI POR 3-0


18ª Jornada (19-12-15)
REAL JAÉN – 3. LINARES - 0
REAL JAÉN: Felipe Ramos; Luis Pérez, Paco Aguza, Mario Gómez, Nando, Pablo Ortiz, Óscar Quesada (Fran No), Sergio Molina, Álex Cruz (Vitu), Santi Villa y Hugo Diaz (Cala).
Goles: Santi Villa, Hugo Díaz y Sergio Molina.
LINARES: Lopito; Álvaro Vega, Jonathan Rosales, Bauti (Juanfran), Higinio, Fran Carles (Lara), Corpas, Francis Ferrón, Rodri, Rafa Payán (Kike Seno) y Gámiz.
Árbitro: Sr. Villa Maestre (Extremadura).

El Real Jaén consiguió una victoria justísima aunque quizá demasiado abultada, ante un Linares que fue muy correoso y luchador, pero muy flojo ante la meta del equipo blanco.

Tras unos minutos de tanteo, en los que tanto unos como otros rondaban la meta rival aunque sin ocasiones claras de gol, el Real Jaén comenzó poco a poco a hacer su fútbol, con jugadas y acciones preciosistas, que acabaron por llegar las ocasiones de gol y en este caso, los goles. El primero, tras una buena jugada, le llegó algo escorado un balón y sin pararlo, lo mandó lejos de Lopito. Poco después hay un buen ataque y cuando parecía que Hugo Díaz iba a abrir a la banda, agarró un zambombazo que entró por la escuadra del meta linarense. Antes de irnos al descanso, hubo un par de ocasiones más que pudieron acabar en gol. Por parte linarense, tan solo un gol anulado por fuera de juego. Merecido el 2-0 por el gran juego realizado y es que hay jugadores, como Pablo Ortiz, Sergio Molina o Santi Villa, que están de dulce.

El segundo periodo fue otra cosa, ya que Torres sacó a Lara y Kike Seno (éste último salió muy revolucionado y debió irse a los vestuarios por varias entradas peligrosas), lo que le dió la posesión del balón, aunque no llegó a la meta de Felipe Ramos con claras jugadas de peligro; tan solo en una ocasión en la que hubo un penalti claro a Francis Ferrón que el colegiado no vio o quiso ver, y un nuevo gol anulado por fuera de juego. El Real Jaén se dedicó a buscar el contragolpe y Vitu, al entrar de refresco, llegó con peligro a la meta de Lopito, pero no llegó a tener ninguna ocasión clara. Cuando todos dábamos por bueno el 2-0, hay un balón centrado al área y Sergio Molina, sin parar el balón, hace un golazo, para rematar la faena.

Hubo una gran entrada (entre 8.000 y 9.000 espectadores), de los cuáles unos 800 eran linarenses. No hubo altercados, ya que al estar muy separadas las aficiones tan solo cánticos por parte de ambas aficiones, e incluso al final se hizo la ola, contribuyendo los linarenses a la misma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario