domingo, 25 de mayo de 2014

DE LA FIESTA AL AMARGOR DE LA DERROTA


40ª Jornada (25-5-14)
REAL JAÉN – 0. PONFERRADINA - 1
REAL JAÉN: René; Raúl Gaitán, Hugo Álvarez, Servando, Nando, Óscar Quesada, Juanma, Fran Machado (Sutil), Israel Jerez (Víctor Curto), Jona y Santi Villa (Óscar Rico).
PONFERRADINA: Santamaría; Robusté, Belvis, Ramírez, Jonathan, Alberto, Fofo (Yuri), Juande, Berrocal (Rueda), Javi Lara (Marcos) y Acorán.
Gol: Berrocal.

Árbitro: Sr. Vicandi Garrido (País Vasco).

Hoy podía haber sido un día importantísimo para el equipo jiennense de haber conseguido la victoria ante la Ponferradina, ya que todos los resultados de los equipos de su zona le acompañaron, y hubiese estado salvado de forma virtual, ya que le habría sacado 5 puntos al primer equipo en zona de descenso; ahora, tras la derrota ante la Ponferradina cambia bastante el panorama, ya que solo está a dos puntos de la zona de descenso y aunque hay algo bueno tras la jornada y es que depende de sí mismo, esa dependencia pasa por jugar en Riazor ante un equipo que querrá conseguir el ascenso el próximo domingo o jugársela ante nuestros viejos conocidos del Alavés, seguramente en un partido en el que la salvación se la podrían jugar ambos conjuntos. Por lo que la permanencia está en el tejado.

Para mi modesta opinión hoy le ha podido la responsabilidad al equipo y ha realizado uno de los peores partidos de la temporada, fallando hasta el que hasta ahora no había fallado, René, y aunque su error propició el único gol del partido, la derrota la sido colectiva, ya que nunca ha podido contra una Ponferradina que se mostró como un equipo compacto y bien colocado, pero poco más, ya que las dos o tres ocasiones que tuvo fueron propiciadas por errores de los jiennenses, que fallaron en todas sus líneas (se notó muchísimo la falta de Jozabed, y va a seguir sin él lo que queda de campeonato), falló mucho en el pase, jugó a ráfagas y en muchísimas ocasiones lo hizo más hacía atrás que hacía adelante y no tuvo mordiente en ataque, ya que solo tuvo dos o tres ocasiones claras y las falló, como ocurrió en un tiro de Jona fuera, o cuando se escurrió Fran Machado al ir a rematar solo; tan solo remató con peligro el propio capitán jiennense, pero el meta Santamaría realizó una gran parada.

La gran fiesta de los casi 12.000 espectadores que prácticamente llenaron La Victoria se tornó en decepción cuando el arbitro señaló el final, aunque poco a poco se fue adaptando a la misma desde el error de René, en el minuto 16, cuando una cesión de un defensor se iba a saque de esquina y el meta jiennense, por evitarlo, le dio al balón a Berrocal, que solo tuvo que empujar el balón al fondo de la red. No se vió en casi ninguna fase del encuentro que el equipo blanco tuviese la capacidad de darle la vuelta al encuentro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario