domingo, 8 de mayo de 2011

UN EMPATE QUE DEBIÓ SER UNA VICTORIA

En su último encuentro de la temporada en la Victoria y ante un rival, el Sevilla At, segundo en la clasificación, el equipo jiennense cosechó un empate sin goles que le supo a poco, ya que por juego y ocasiones mereció quedarse con los tres puntos.

El Real Jaén comenzó el encuentro con algunos errores en el pase, con lo que era bastante difícil llegar a las inmediaciones del meta sevillista y no fue hasta que Diego Segura se plantó ante dicho meta y éste rechazó el balón y el consiguiente remate con toda la portería por delante de Valdés, lo envió éste a las nubes. Después tuvo el filial sevillista su única ocasión de todo el partido y fue el delantero Rodri el que se plantó ante Tejera y éste le sacó limpiamente el balón. Antes de finalizar el primer tiempo, Pedro lanzó fuera en muy buena posición, Valdés lanzó al larguero y casi cuando terminaba el periodo, de nuevo Pedro lanza fuera.

En la segunda mitad hubo menos ocasiones por parte del Real Jaén y ninguna por parte de su rival. La primera la tuvo Diego Segura en torno al cuarto de hora, se fue de sus rivales y cuando solo tenía delante al meta rival, lanzó fuera. Y la segunda, en torno al minuto 40, cuando Iván realizó el jugadón del partido; fue una jugada al estilo Messi, ya que se fue de tres rivales y realizó un magnífico lanzamiento al larguero (si entra el balón, hubiésemos vista exhibida la jugada por todas las televisiones). Aunque siguió empujando el equipo blanco, no hubo nada que hacer.

Al final fue despedido el equipo blanco como se recibió cuando salió al terreno de juego con una pancarta en la que decía que unidos se podía conseguir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario